El misionero salesiano Tom Uzhunnalil cumple un año secuestrado en Yemen

Mañana, sábado 4 de marzo, se cumple un año del ataque de un comando armado al hogar que atendían las Misioneras de la Caridad en Aden, Yemen, en el que murieron 16 personas, entre ellas cuatro religiosas, y en el que fue secuestrado el misionero salesiano de la India Thomas Uzhunnall. En todo este tiempo apenas se ha sabido que sigue vivo, así que en todo el mundo se sigue rezando por su puesta en libertad.

Para invocar su liberación y mantener la atención mundial en la violencia que sufren los cristianos, la Inspectoría Salesiana de Bangalore, a la que pertenece el salesiano, ha preparado un encuentro de oración.

“Estamos profundamente angustiados por el tiempo que lleva secuestrado”, manifiestan los salesianos de la Inspectoría india. “Estamos organizando una reunión de oración a las cinco de la tarde del día 4 en la sala del Municipio de Ernakulam, en colaboración con la Conferencia Episcopal del Estado de Kerala (KCBC)”.

Las muestras de solidaridad con el misionero salesiano indio han sido constantes desde todos los continentes para exigir su liberación.


El programa incluye un momento de oración seguido de un encuentro público. Estarán presentes en dicha ceremonia personalidades del mundo eclesiástico y del mundo de la política, entre ellos, monseñor Soosai Pakiam, presidente de KCBC; el cardenal Baselios Cleemis, presidente de la Conferencia Episcopal de la India (CBCI); así como el arzobispo mayor de Trivandrum de los Siro-Malankares; el cardenal George Alancherry, arzobispo mayor de la Iglesia siro-malabar; y monseñor Joseph Kalathiparambil, arzobispo de Verapoly.

Una carta aprobada por la asamblea será enviada al primer ministro indio y al ministro de Asuntos Exteriores de la India para que continúen los esfuerzos diplomáticos para conseguir la liberación del misionero salesiano.

Según el relato de la hermana Sally, única superviviente de la masacre, el día del secuestro, cuando el padre Tom vio a los terroristas, lo primero que hizo antes de que lo apresaran “fue consumir la Santa Comunión que estaba en el tabernáculo para impedir que los agresores la tomaran”.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS