Movilización solidaria de los Salesianos ante las inundaciones en Argentina

América se ve cada vez más afectada por fenómenos meteorológicos extremos. En algunas regiones las sequías afectan la agricultura, en otras las lluvias torrenciales causan muerte, destrucción e inundaciones poco conocidas. Recientemente en Perú las lluvias han causado destrucción, lo mismo que en Colombia, en Chile y en estos días en Argentina. Los Salesianos no son ajenos a las necesidades de la población e intentan ayudarla con bienes de primera necesidad y refugio.

Con el agua caída en una semana en diversas zonas del país argentino, que representan el equivalente a todo un año, numerosas provincias han quedado seriamente afectadas y miles de personas han tenido que ser evacuadas por las inundaciones de sus viviendas.

El propio Papa Francisco ha enviado por medio de una carta dirigida al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, expresado su cercanía espiritual y su bendición. 

“He recibido con dolor la noticia -escribe el Papa a monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz- de los graves daños que las lluvias torrenciales de los últimos días han provocado en numerosas provincias del país… Deseo acompañar con mi oración y mi palabra de aliento a los hermanos obispos, sacerdotes y fieles… para que colaborando entre sí con espíritu de unidad lleven a todos los afectados un testimonio de fraterna solidaridad”.

La obra salesiana Domingo Savio de Comodoro Rivadavia, una de las zonas más afectadas, no ha sufrido grandes daños y trata de coordinar la ayuda a los damnificados.

Los Salesianos en Comodoro Rivadavia tienen una presencia centenaria que realiza una significativa labor educativa pastoral en la región con una escuela primaria y secundaria, un centro técnico y una parroquia. El centro salesiano ha sido afectado por las lluvias torrenciales, pero muchos de los estudiantes y algunos profesores se cuentan entre los damnificados y en algunos casos han perdido todo en sus casas.

“La ciudad ha sido devastada por un temporal que comenzó la semana pasada y dejó a 2.000 personas sin casa y 1.300 evacuados. Y cuando parecía que había pasado lo peor y comenzaba la reconstrucción, el agua volvió con intensidad, anegando y destruyendo casas”, explican las autoridades argentinas.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS