Un nuevo futuro para los jóvenes de Filipinas gracias a Salesianos y Porsche

Los misioneros salesianos en Filipinas y Porsche han firmado un acuerdo de colaboración para que jóvenes del centro de formación profesional que fueron víctimas del tifón Haiyán puedan realizar prácticas y formarse en sus fábricas.

El tifón Haiyán no sólo se encargó de devastar Filipinas en noviembre de 2013, acabó con el futuro de muchos niños, niñas y jóvenes. Más de 6.000 personas perdieron la vida, miles de hogares fueron devastados y millones de personas sufrieron sus efectos, entre ellos, niños y niñas que quedaron en las calles.

“Fue una pesadilla. Tenemos que estar contentos porque estamos vivos. Muchos otros no pueden decir lo mismo. Pero tras Haiyan, el futuro se volvió negro”, recuerda Chad Germanes, uno de los jóvenes que participa en este programa de formación conjunto entre Salesianos y Porsche.

"Nunca olvidaremos esta oportunidad y no vamos a desaprovecharla.
Nos da fuerza para seguir y esperanza en el futuro”

Chad Germanes

Los misioneros salesianos siempre se preocuparon por el futuro de aquellos niños y niñas. Darles una formación y trabajar con ellos para tratar de olvidar lo ocurrido fue siempre una prioridad para darles un nuevo futuro.

Porsche se ha querido unir a este objetivo y han firmado un acuerdo para que jóvenes del Centro de Formación Profesional de Manila, como Chad, realicen un programa de prácticas en sus fábricas y pongan un ‘broche de oro’ a sus formación.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS