Primer aniversario del terremoto en Ecuador: la ayuda salesiana continúa

El terremoto que afectó a Ecuador el 16 de abril de 2016 a las 18:58 horas y con una magnitud de 7,8 grados en la escala de Ritcher afectó gravemente a ciudades como Pedernales, Manta, Portoviejo, Bahía de Caráquez, Esmeraldas y Muisne, ya que el epicentro estuvo ubicado en la zona centro-norte de la costa ecuatoriana. Más de 650 personas murieron y más de un millón se vieron afectadas por el temblor.

La gravedad del terremoto afectó a Manta y especialmente a la parroquia salesiana del barrio Tarqui, una de las más populosas y pobladas, donde se encuentran diversas obras salesianas desde hace más de 70 años. La magnitud del terremoto hizo que el 90% de las edificaciones que se levantaban en este sector de derrumbaran.

Entre las que quedaron más afectadas se encontraban las aulas y otros espacios educativos del Colegio Salesiano San José, por lo que la institución, tras la evaluación técnica correspondiente, decidió la demolición de las construcciones afectadas por el terremoto.

La Inspectoría Salesiana en Ecuador solicitó ayuda para poder ofrecer una atención de emergencia a alrededor de 3.500 familias damnificadas en la parroquia Tarqui. 

Inmediatamente la respuesta salesiana de todo el mundo dotó de fondos a este proyecto, pero también tuvo la ayuda inmediata de alumnos, profesores, familias y otras instituciones de Ecuador.

Rápidamente se adecuaron espacios para que los menores no perdieran clases, se dotó de material a las escuelas improvisadas y se concedieron becas a lo menores, adolescentes y jóvenes estudiantes de la Unidad Educativa Salesiana San José de Manta para iniciar las actividades del año escolar 2106-2017.

Al mismo tiempo se planteó la necesidad de reconstruir el edificio educativo demolido después de haber prestado servicio durante 73 años y atender cada año a alrededor de 1.800 niños, niñas y adolescentes y sus familias, que provienen de estratos sociales populares y medios de la ciudad de Manta, y que buscan una educación integral y humana para la vida, con valores salesianos y cristianos.

La ayuda salesiana continúa en marcha un año después y con la fase de reconstrucción de edificios y del colegio ya en marcha.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS