El monzón deja graves inundaciones en Sri Lanka y despierta la solidaridad

Con la llegada del monzón al suroeste de Sri Lanka, grandes inundaciones y deslizamientos de tierra han afectado a la isla, en lo que se considera la peor inundación de los últimos 14 años. El balance de los servicios de emergencias cifra en 202 los muertos, en 96 los desaparecidos, en más de 77.000 el número de desplazados y en 1.500 las viviendas destruidas. Incluso la obra salesiana se ha visto afectada por las inundaciones, pero los hijos de Don Bosco están comprometidos en ayudar a los afectados desde el primer momento.

Muchas personas lo han perdido todo, y es por ese motivo necesitan ayuda urgente: arroz, alimentos no perecederos, agua potable, hojas de té, leche en polvo, artículos de higiene y abrigo, lonas para refugiarse, mantas, ropa, alimentos para bebés... son los productos de emergencia que tienen que llegar a la población damnificada.

Varias organizaciones que trabajan en estrecha colaboración con la Congregación Salesiana en Sri Lanka -como la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos (CMR)- han pedido a los Salesianos poder apoyarlos y proporcionarles ayuda en las necesidades urgentes.

En las regiones más afectadas los Salesianos tienen varias obras y una de ellas sufrió graves daños al derrumbarse los muros exteriores por las inundaciones.

En medio de esta situación de extrema necesidad, los Salesianos han decidido intervenir apoyando a la población afectada. En la casa inspectorial de Dungalpityia han establecido un centro de apoyo y de rescate bajo la supervisión del ecónomo inspectorial, el padre Elson Barretto, quien coordina toda la operación de socorro.

Este centro está preparado, con el apoyo de la Armada de Sri Lanka, para realizar actividades de socorro y de atención de urgencia. También comienza a desarrollarse la fase de reasentamiento de los desplazados, con la búsqueda de colchones, mosquiteras, utensilios de cocina, alimentos, baterías, botiquín de primeros auxilios, productos de higiene y medicamentos... Todos esos útiles son necesarios, ya que muchas familias han perdido absolutamente todo.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS