Guerras y catástrofes naturales nos obligan a actuar

Volcados en la necesidad

Aunque la función principal de Misiones Salesianas no sea el trabajo en emergencias, no podemos olvidar que nuestra presencia en 135 países nos hace estar presentes cuando estalla un enfrentamiento bélico, se produce un terremoto o hay un tsunami.

 

El carisma salesiano es el de permanecer en los lugares donde se han establecido, compartiendo con la gente las alegrías y las tristezas. Por ello, Misiones Salesianas fue una pieza fundamental en la reconstrucción de Haití y en la ayuda en los campos de refugiados de República Democrática del Congo, Costa de Marfil, el Cuerno de África…

Nuestra misión se convierte en muchos casos en un hogar para miles de personas que lo perdieron todo, y nuestro trabajo es ser un apoyo en la normalización de una situación que es excepcional. Recuperar la infancia de los niños envueltos en conflictos bélicos, aportar alimentos y agua potable en los campos de refugiados, consolar y estar al lado del que sufre. A día de hoy existen más de 30 conflictos armados en el mundo y más de 40 millones de desplazados internos y refugiados.


  • Sensibilización

    No podemos cambiar lo que no conocemos. Por ello trabajamos en dar a conocer la realidad que viven los países más desfavorecidos.

    Saber más Saber más

  • Quiero ayudar en la labor realizada en los campos de refugiados frente a las emergencias