Cerrar aviso

EMERGENCIA MOZAMBIQUE. Más de 700.000 afectados por el Ciclón Idai.

Donar ahora

Hazte socio o Dona ahora

Puedes hacerte socio


Hazte socio

o bien realizar una donación puntual.


Donar ahora
29 octubre, 2019

Cuando un aseo en la escuela cambia la vida de cientos de niños

La escuela de Khaniyapani, Nepal, cuanta ya con nuevas instalaciones. Las aulas están bien equipadas con materiales adecuados y, sobre todo, la escuela cuenta con un aseo completo para los alumnos y alumnas.

En el mundo hay más teléfonos móviles que aseos. Una tendencia que desde Misiones Salesianas queremos invertir ya que contar con saneamientos adecuados “supone un gran cambio en la vida de los niños y niñas y en la realidad de una escuela”, explica el misionero salesianos, Agusty Pulickal, que trabaja en Nepal.

En este país, estamos trabajando para que las escuelas cuenten con saneamiento adecuado para los alumnos y alumnas ya que eso supone un cambio para la vida de los menores y de sus comunidades. “Los profesores y profesoras están felices de que los niños y niñas tengan aseos ya que pueden trabajar aspectos tan importantes para la salud de los menores como es la higiene personal”, explica el misionero.

Gracias a los nuevos cuartos de baño de la escuela de Khaniyapi, pero también de las otras escuelas a las que estamos equipando en las zonas rurales cerca de Katmandú, conseguimos dar a los niños y niñas un ambiente más limpio”, añade Pulickal.

Los aseos que estamos construyendo en Nepal, además, tienen agua lo que permite que se puedan limpiar con facilidad. “En otras escuelas, debido a la falta de instalaciones apropiadas y la falta de agua, se usan lo que llamamos aseso secos y el resultado son baños en condiciones terribles”, agrega el salesiano.

“A pesar de que profesorado y niños y niñas están felices con sus nuevos aseos y para todos supone un gran cambio, las niñas son las que más ventajas encuentran. Ahora pueden ir con tranquilidad a los aseos, con puertas y seguras. Alejadas de la vista de los otros estudiantes y de los adultos. Con ello se evitan riesgos para las pequeñas”, dice Agusty Pulickal.

La escuela de Khaniyapani se suma a las 10 escuelas rurales que se han reconstruido y equipado con material y saneamientos desde 2015, cuando en abril un terremoto devastó la región de Katmandú. Desde el mismo día del desastre, los misioneros salesianos trabajan en la reconstrucción del país y, sobre todo, en dar acceso a una educación de calidad a los niños, niñas y jóvenes

Colabora

Quiero colaborar con el trabajo que realiza Misiones Salesianas

50€
100€
150€
Otra cantidad