Cerrar aviso

Haití emergencia. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat.

Donar ahora

Hazte socio o Dona ahora

Puedes hacerte socio


Hazte socio

o bien realizar una donación puntual.


Donar ahora
Don Bosco y los Salesianos
7 diciembre, 2017

Día de la Inmaculada: 176 años del inicio de la obra educativa de los Salesianos con un ‘Avemaría’ y el “no con golpes sino con amor”

Los Salesianos celebran mañana, Día de la Inmaculada, 176 años del inicio de su obra educativa y pastoral de la mano de Don Bosco. Ese de 1841 el fundador de los Salesianos conoció en la sacristía del templo San Francisco de Asís de Turín a su primer alumno, un joven huérfano y analfabeto de 16 años, Bartolome Garelli. Ese encuentro constituyó el inicio de la Pía Sociedad de San Francisco de Sales, centrada en una profunda devoción a la Virgen y una pedagogía para sacar de la calle a los niños más necesitados enseñándoles “sin golpes y con amor”.

Don Bosco se preparaba para celebrar la misa de la Inmaculada cuando vio cómo el sacristán de la iglesia de San Francisco de Asís de Turín golpeaba a un joven porque no sabía ayudar en misa. Don Bosco se conmovió y atendió al chico después de la misa, surgiendo una amistad gracias a una simple frase: “¿Sabes silbar?”

El fundador de los Salesianos empezó con Bartolomé Garelli una nueva pedagogía educativa que sigue vigente hoy en día: no con golpes, sino con amor. Después de la misa rezaron juntos un ‘Avemaría’ y terminada la ‘primera lección’, Don Bosco le hace prometer que volvería el domingo siguiente con otros amigos. El joven cumple lo prometido y regresa una semana después con una decena de jóvenes de unos 15 años, casi todos albañiles como él.

El santo de los jóvenes conquistó a su primer alumno gracias a su cercanía y lo ganó para siempre. Ese momento, el 8 de diciembre de 1841, marca el inicio de la Congregación Salesiana y del Sistema Preventivo de Don Bosco, una pedagogía de la enseñanza en la que se pretende sacar a los jóvenes más necesitados de las calles y enseñarles un oficio.

La devoción al Corazón Inmaculado de María siempre estuvo presente en la vida de Don Bosco, antes incluso de que el Papa Pío IX proclamara el dogma de la Inmaculada en 1854. Tanto era así que quiso honrar a la Virgen que soñó a los 9 años con dos títulos que tenían que ver con su carisma y su misión con los jóvenes más desfavorecidos: Inmaculada y Auxiliadora.

En sus Memorias Biográficas, Don Bosco recuerda que “todas las bendiciones que nos han llovido del cielo son fruto del ‘avemaría’ rezada con fervor y recta intención junto con el joven Bartolomé Garelli” y precisamente un 8 de diciembre de 1885 el fundador de los Salesianos manifestó que “de todo somos deudores a María porque todas nuestras cosas más grandes tuvieron principio y cumplimiento el Día de la Inmaculada”.

Colabora

Quiero colaborar con el trabajo que realiza Misiones Salesianas

50€
100€
150€
Otra cantidad