Cerrar aviso

Haití emergencia. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat.

Donar ahora

Hazte socio o Dona ahora

Puedes hacerte socio


Hazte socio

o bien realizar una donación puntual.


Donar ahora
4 diciembre, 2017

Un gesto concreto por los pobres: los Salesianos en Mongolia invitan a comer a 70 personas necesitadas y marginadas por la sociedad

El Centro Salesiano de Darkhan, en la segunda ciudad más importante de Mongolia y que tiene una parroquia dedicada a María Auxiliadora, ha celebrado una jornada especial de recuerdo y en solidaridad con los más necesitados. Coincidiendo con la Primera Jornada Mundial de los Pobres, instaurada por el Papa Francisco, los Salesianos vivieron con los más vulnerables el lema “No amemos con palabras, sino con obras”.

Las actividades comenzaron con la Eucaristía presidida por el párroco de María Auxiliadora y concelebrada por dos salesianos más, y a la que asistieron más de 120 fieles. En la homilía se animó a orar por todos los pobres del mundo y a saber escuchar su voz para compartir el amor con ellos, ya sea con gestos y con palabras.

Los Salesianos mostraron un breve vídeo les sobre la situación de muchas personas pobres que viven solas y que además están abandonadas. “Cada día, a nivel mundial, alrededor de 25.000 personas mueren a causa de la pobreza y el hambre”, narraba el documental, y los misioneros salesianos realizaron un llamamiento para ayudar a los pobres, mostrar amabilidad con ellos y compartir nuestro tiempo y nuestros recursos.

Para traducir la jornada en gestos concretos, la comunidad salesiana invitó a 70 personas pobres, marginadas y excluidas de la sociedad a comer en la comunidad atendidas por ellos y por voluntarios de la parroquia.

Antes de iniciarse el almuerzo pudieron ver en la iglesia de María Auxiliadora el vídeo en el que el Papa anunciaba la Jornada Mundial de los Pobres. Después del almuerzo donde los salesianos ofrecieron los alimentos, los pobres compartieron un momento festivo y de convivencia.

“La Iglesia pertenece ante todo a los pobres y los pobres son siempre bienvenidos en la Iglesia”, declaró el párroco salesiano ante todos los invitados. Al finalizar la fiesta, estas personas “tan especiales e importantes”, como fueron definidas, recibieron un regalo: un poco de carbón, tan útil para estos momentos donde el invierno en Mongolia es severo y muy fuerte.

Colabora

Quiero colaborar con el trabajo que realiza Misiones Salesianas

50€
100€
150€
Otra cantidad