Cerrar aviso

EMERGENCIA MOZAMBIQUE. Más de 700.000 afectados por el Ciclón Idai.

Donar ahora

Hazte socio o Dona ahora

Puedes hacerte socio


Hazte socio

o bien realizar una donación puntual.


Donar ahora
31 mayo, 2019

El patio salesiano se traslada a las calles de Salta (Argentina) con la Virgen Auxiliadora en el medio

Las tres casas salesianas de Salta (Argentina) han realizado un gesto simbólico en este mes de María Auxiliadora que concluye hoy extendiendo su patio salesiano a toda la ciudad. Siguiendo las palabras del Papa Francisco, que ha dicho que el salesiano es “un educador que abraza las fragilidades de los chicos que viven en la marginación y sin futuro, se inclina sobre sus heridas y las sana como un buen samaritano, las comunidades de María Auxiliadora-Laura Vicuña, Ángel Zerda y Ceferino Namuncurá salieron del patio para llevarlo a las calles de manera simultánea en diferentes puntos de la ciudad.

El carisma salesiano se hizo presente en las calles con diferentes juegos y dinámicas en la que participaron, además de alumnos de los centros salesianos, muchos menores que no olvidarán nunca la experiencia vivida. Algunos de ellos, como Caterina, Nicolás y Betiana comentaron sus impresiones al terminar la jornada.

Caterina Torres destaca que “viví un sábado diferente y tuve la oportunidad de compartir con personas muy buenas y aprender mucho de ellas. Pude ver cómo muchos niños pintaban, saltaban, corrían y se divertían… y logramos sacarles una hermosa sonrisa. Preparamos una obra de teatro y nuestro objetivo era que conocieran a la Virgen y sintieran ese amor tan grande que sentimos nosotros por Ella. Aprendí que con pequeños detalles uno puede alegrar el día de un niño, de un joven o de un adulto. Fue una experiencia muy linda, que me gustaría vivir de nuevo”.

“Ver a la mayoría de los animadores y animadoras salesianos, docentes, papás, mamás, salesianas cooperadoras, los salesianos, las ADMA…, apoyando en una mañana fría en beneficio de los niños, niñas y adolescentes de la ciudad fue realmente gratificante”, recuerda Nicolás Martínez.

Todo, además giró en torno a la imagen de María Auxiliadora, no sobre un altar o pedestal, sino sobre una mesa de madera adornada con un mantel rosa que trajo una mamá del barrio y una bufanda violeta de una animadora. Esa imagen, en medio de los chicos y las chicas, en medio de la barriada, fue un gran signo de la jornada que se vivió en Salta.

“María nos llevó de vuelta al patio salesiano y vivimos y compartimos una hermosa jornada oratoriana… Todos nos sentimos felices de ver que somos parte de una comunidad que late al ritmo de Don Bosco y que nuestros jóvenes son un gran regalo”, constata Betiana Durand.

Colabora

Quiero colaborar con el trabajo que realiza Misiones Salesianas

50€
100€
150€
Otra cantidad