Cerrar aviso

Haití emergencia. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat.

Donar ahora

Hazte socio o Dona ahora

Puedes hacerte socio


Hazte socio

o bien realizar una donación puntual.


Donar ahora
7 marzo, 2018

Un proyecto ecológico que beneficiará a 250 niños, a los jóvenes y sus familias en Madagascar

La iniciativa ecológica de un misionero salesiano que lleva casi 40 años en Madagascar, el padre Guiuseppe Miele, más conocido como ‘Bepi’ beneficiará a toda la comunidad de Fianarantsoa, ya que proporcionará trabajo a los jóvenes y permitirá ahorrar a las familias. La preocupación medioambiental de los Salesianos, comprometidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ante la deforestación que sufre la isla, permitirá aprovechar las virutas de los numerosos aserraderos de la zona para producir briquetas con una máquina.

Los salesianos llevan más de un cuarto de siglo trabajando en Fianarantsoa, una zona en la que existen varios aserraderos y pequeños talleres que trabajan con la madera, y que contribuyen a que los bosques de la isla se reduzcan en 200.000 hectáreas cada año. El padre Miele se propuso dar una solución al problema de la tala de tantos árboles y a la reducción de miles de hectáreas y, con el apoyo de Missioni Don Bosco, de Turín, quiere equipar a la misión salesiana con una máquina para fabricar briquetas.

“Con esta máquina los desechos de la carpintería se comprimirán en bloques que luego se usarán como combustible en lugar del carbón”, asegura el padre ‘Bepi’, como cariñosamente lo conoce la población.

La idea, cree el padre Miele, que contribuirá “a cambiar la mentalidad de las personas”. En un primer momento, los Salesianos tienen pensado que estas briquetas de virutas se ofrezcan a las familias para que las conozcan y utilicen de forma gratuita en lugar de usar el carbón.

Cuando las personas vean los beneficios, comenzarán a crear conciencia de la necesidad de comprarlas, lo que redundará en los salarios de los jóvenes que trabajarán en las máquinas de fabricación de briquetas y se convertirá en una fuente de autofinanciación para las actividades de los Salesianos.

Los beneficiarios, por tanto, serán para muchas personas. En primer, para los jóvenes que tendrán un trabajo, después para las familias, que tendrán un combustible más económico y ecológico que el carbón y ya no estarán expuestas al gas perjudicial que libera el carbón y, por último, los 250 niños del comedor escolar salesiano que podrán así beneficiarse de los ingresos de la venta del combustible.

Colabora

Quiero colaborar con el trabajo que realiza Misiones Salesianas

50€
100€
150€
Otra cantidad