Cerrar aviso

Haití emergencia. Nulla quis lorem ut libero malesuada feugiat.

Donar ahora

Hazte socio o Dona ahora

Puedes hacerte socio


Hazte socio

o bien realizar una donación puntual.


Donar ahora
25 enero, 2019

La sonrisa y el coraje de Suntia para vencer su doloroso pasado

Suntia es una chica hermosa que nació en Nigeria y a la que su padre llevó a Sierra Leona cuando era pequeña. La puso a trabajar de sol a sol, la pegaba si no vendía lo suficiente y por las noches abusaba sexualmente de ella. Las heridas emocionales le dolían tanto como las físicas, pero no poder ir a la escuela era su mayor dolor.

El mal a menudo golpea duramente y tiene raíces profundas. Sus frutos más inmediatos son el dolor y el sufrimiento, sobre todo de los más pequeños, de los vulnerables y de los inocentes. El mal puede empujar a la descreencia y desconfianza en todo. La cuestión es nunca dejarse derrumbar por el mal y Suntia, en esos cruces de caminos de la vida, se encontró con Don Bosco y una luz empezó a brillar para ella.

Con la ayuda de Don Bosco terminó la escuela Secundaria y no sólo superó el trauma de los abusos que sufría, sino que está estudiando Trabajo Social en la Universidad. Suntia luchó siempre y lo hizo frente con coraje y con fuerza, hasta el punto de decir orgullosa: “Un día entré en Don Bosco como beneficiaria; un día volveré como trabajadora social”. De hecho, ya es Junior staff en el programa de rehabilitación de niñas que viven en situación de prostitución en Don Bosco Fambul-Sierra Leona.

El misionero salesiano Jorge Crisafulli, director de Don Bosco Fambul, tiene clara su vocación: “Nosotros hemos conocido y creído en el Amor” (1Jn. 4,16). Es su lema sacerdotal y “cada día me da energía para seguir luchando por la justicia. Porque allí donde hay concentración de mal, como en Sierra Leona, Dios me pide que yo sea su corazón, sus ojos, sus manos y sus pies para que haya al mismo tiempo una concentración de misericordia”.

Suntia tenía su sueño, luchó contra la adversidad y ganó. Ahora trata de contagiar ese espíritu y esa esperanza a otros niños y niñas que, como ella, también han sufrido explotación, esclavitud, abusos y malos tratos. Ahora reconoce que “la sonrisa y la alegría son los primeros pasos para alcanzar las metas”.

Colabora

Quiero colaborar con el trabajo que realiza Misiones Salesianas

50€
100€
150€
Otra cantidad