Cerrar aviso

VAMSO A SUPERARLO JUNTOS. Con tu ayuda conseguitmeos mascarillas FPP2

Donar ahora

Hazte socio o Dona ahora

Puedes hacerte socio


Hazte socio

o bien realizar una donación puntual.


Donar ahora



Más formas de colaborar


25 marzo, 2022

Emergencia Ucrania. Andre y Roma, dos jóvenes amigos convertidos en hermanos por culpa de la guerra

Las familias de Andre y Roma se conocían de la misma ciudad, pero ellos iban a distintos colegios. El inicio de la guerra hace un mes y la huida de Ucrania de sus familias en el mismo coche los ha convertido en amigos inseparables y casi en hermanos. No tienen la misma edad, pero los dos sueñan con el final de la guerra pronto y con regresar a Lutsk, aunque la acogida en Polonia ha sido tan buena que les gustaría estudiar en la Universidad de Varsovia.

Hace un mes que las familias de Andre y de Roma, que tienen 15 y 14 años, respectivamente, salieron juntas de Ucrania. Fue el día que comenzaron los ataques rusos en el este del país. La salida de Ucrania la hicieron 17 personas en un coche de 7 plazas. “Mi madre me despertó para decirme que ya había empezado la guerra. Recogimos todo y nos fuimos a un pueblo cercano, pero todos estábamos nerviosos, así que por la tarde mis padres, junto a otros familiares y amigos, decidieron que saldríamos del país”, recuerda Andre.

Roma cuenta el viaje a la frontera como una aventura: “Primero acompañé a mi madre a un cajero automático para sacar todo el dinero posible, pero ya no funcionaban, después, entre distintos familiares y amigos nos encontramos 17 personas en un coche de 7 plazas más el pequeño equipaje de cada uno”. 

 

 DONAR AHORA

 

Tardaron casi un día entero en poder llegar a la frontera para salir de Ucrania por el gran atasco

El atasco de coches hizo que tardaran “20 horas en llegar a la frontera. Allí nos enteramos de que los hombres ya no podían cruzarla, así que ellos se cambiaron a un coche y una familia cruzó con nosotros con nuestra madre conduciendo”, recuerda Andre.

En la capital de Polonia viven en un apartamento que les consiguió un familiar. “Nuestras madres están buscando trabajo y nosotros desde hace una semana vamos al colegio. Nos cuesta un poco el idioma, pero el resto de compañeros son muy amables con nosotros”, explica Roma.

Cada día van al Oratorio San Juan Bosco de Varsovia. Andre explica cómo llegaron hasta allí: “No conocíamos a los Salesianos antes, pero mi madre vio una bandera de Ucrania en la puerta y pensó que era un punto de información. Al llegar a casa nos dijo que había encontrado un lugar maravilloso que formaba una gran familia”.

En los Salesianos tienen actividades de ocio, merienda, están con otros jóvenes refugiados como ellos y comparten inquietudes, juegos y sueños. Andre y Roma están convencidos de que la guerra “terminará muy pronto y que en dos o tres meses regresaremos a casa, pero nos han acogido tan bien que nos gustaría volver aquí para estudiar en la Universidad”.

Colabora

Quiero colaborar con el trabajo que realizan los salesianos en Ucrania en favor de las familias afectadas por la guerra.

50€
100€
150€
Otra cantidad