La educación, clave para conseguir la igualdad de la mujer en el mundo laboral

El Día Internacional de la Mujer hace hincapié en esta edición en las oportunidades laborales y en el desarrollo profesional con el lema ‘Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030’, el quinto Objetivo de Desarrollo Sostenible.

Millones de mujeres en el mundo sufren la exclusión, la marginación, la pobreza y la violencia. Nacer mujer supone, en la actualidad mayor probabilidad de vivir en la pobreza y los Salesianos continúan luchando con programas específicos para lograr su pleno desarrollo y que tengan un futuro lleno de oportunidades.

La situación mundial se ha vuelto compleja y convulsa a pesar de su globalización. El mercado laboral cambia a gran velocidad por la innovación y al aumento de la movilidad geográfica, pero lo hace de manera aún muy lenta con respecto a las mujeres que, con su trabajo, han reportado muchas de las ganancias globales a los países en las últimas décadas.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible asume que todas las mujeres deberían poder disfrutar de su derecho a un empleo decente.

Las mujeres continúan, de forma mayoritaria, teniendo trabajos menos lucrativos y que no permiten disfrutar de prestaciones sociales. Ganan menos que los hombres a pesar de compaginar en muchos casos el peso de la economía familiar y el cuidado y la educación de los hijos. Sin embargo, la pobreza continúa teniendo rostro de mujer en el mundo y, a pesar de ser las verdaderas líderes:


-       Hay más de 580 millones de mujeres analfabetas en el mundo.

-       Hay más de 40 millones de niñas que no van a la escuela.

-       64 millones de menores son obligadas por sus familias a casarse cada año.

-       Medio millón de chicas menores de 18 años son víctimas del tráfico infantil.

-       La mutilación femenina pone en riesgo la vida de dos millones de niñas cada año.

-       1.400 mujeres mueren cada día por causas relacionadas con el embarazo.

-       El 80% de los refugiados son mujeres acompañadas de menores.


Los misioneros salesianos trabajan en más de 130 países y proporcionan educación a las niñas, apoyo a las menores en situación de calle, rescate de la calle de las menores prostituidas y abusadas, reinserción de menores traficadas, alfabetización para mujeres, maternidades, cursos de empoderamiento y desarrollo para conocer sus derechos, formación de líderes locales.

DESEO APOYAR EL TRABAJO DE LOS MISIONEROS SALESIANOS EN FAVOR DE LA MUJER